Con la brisa del Río Valenciano y el sonido ronco de los juncos, asoma con sencillez y orgullo José Orlando Rivera Pabellón a casa de Tere y José, un 22 de enero de 1952. Junqueño de pura cepa, Orlando aprendió música en la escuela pública de su pueblo querido: Juncos, “La Ciudad del Valenciano”, en Puerto Rico. Allí, bajo la batuta del maestro Luis Díaz, -músico, compositor, arreglista y cantante-, aprendió a leer música y se inició en el instrumento del bombardino. Sólo que Luis Díaz desconocía que Orlando a sus espaldas aprendía trompeta. Una vez enamorado del sonido de la trompeta, se convierte a la temprana edad de 13 años en trompetista de una orquesta de estudiantes llamada Los Colegiales. Por su talento y capacidad, al cabo de un mes, Orlando se convierte en el director de dicha orquesta. De ahí en adelante, su mundo se pobló de las negras y las blancas, de los ritmos caribeños, del jazz, de bailes y presentaciones junto al Combo de Moncho Rodríguez. Más tarde dicha experiencia le permitió compartir con las agrupaciones de Serafín Cortés, Rafael Bracero, Willie Meléndez y los Hermanos López. Su tiempo con los Hermanos López le permitió aprender el difícil arte del arreglo musical, así como a dirigir una orquesta, lección que agradece a su director Johnny López. Afortunadamente, durante este período ingresa al Conservatorio de Música de Puerto Rico, donde sus profesores Henry Nowak, Amaury Veray y Orlando Cora “pulen” la voluntad y el tesón con que Orlando se acerca a una partitura musical, actitud y aptitud que se conjugan para dirigir su propia orquesta, con la cual realizó varios álbumes. Dichas cualidades le ganan el respeto de Rafael Cortijo, La India, Jerry Rivera y otros, quienes le invitan para acompañarle en sus presentaciones y grabaciones.

Graduado con honores del Conservatorio, ejerce labores como profesor de música en Juncos, donde imparte con entusiasmo sus lecciones diariamente y fomenta entre sus alumnos el gusto para interpretar armónicamente los arreglos y piezas musicales que ensayan. Esta labor le ha ganado el aprecio y el respeto de todos en su pueblo, -donde reside con Tere (su esposa) Vanesa, Ebony y Mónica (hijas) y su nieta Bianca-, porque sus muchachos dan ejemplo de la calidad de sus enseñanzas. Nostalgia De Pueblo Y Cañaveral vocalizado por Joan Caraballo y arreglado por el maestro Pabellón es un primer sencillo de lo que será su próximo material discográfico, una joya musical por donde se le mire y el cual la salsa es mi vida estará al pendiente de cualquier noticia relacionada al trabajo discográfico.

Fundación Nacional para la Cultura Popular | San Juan, Puerto Rico