En el marco del 60 aniversario de la Revolución Cubana, un cambio importante en la historia que resonó a lo largo y ancho – de Indonesia a Senegal. Cuba ofreció una visión de otro mundo, separada de las duras realidades explotadoras del régimen colonial y el apartheid, y convirtió la mejora de la vida en el continente africano en su máxima prioridad. Para Senegal, importar la cultura cubana podría lograr El objetivo final, la dignidad, y cambiar radicalmente la noción de otra, la modernidad. La música cubana para los senegaleses fue el portal a un mundo más justo y moderno. Para los jóvenes de Dakar, con acceso a una gran cantidad de nuevos clubes nocturnos en los años 60 y 70, bailar con la música cubana fue un acto revolucionario. Pero el ideal afrocubano no resuena por completo en una ciudad tan segregada como Dakar, con límites claros entre los barrios franceses bien iluminados y la Medina – “quartiers indigènes” o barrios nativos.

La visión de Cuba fue la de Medina, y la música cubana conectó a la difamada Medina con un mundo fuera de la dominación francesa. Pero los ecos de la música cubana ya habían resonado a lo largo de la costa de África occidental durante varios siglos, no solo a través de las redes de comercio de esclavos, sino también de las rutas de los navegantes afro-caribeños y senegaleses. En la Medina, en esta época de pensamiento rico y revolucionario, nació Star Band de Dakar, el icónico club nocturno de la capital, Le Miami, su sede. Dirigido por algunos de los cantantes más famosos de Senegal, como Youssou N’Dour y Laba Sosseh, Star Band logró el perfecto gumbo de los sonidos cubanos y senegaleses. Changüí, Guajira, Salsa y Son se mezclaron con las guitarras cósmicas Mbalax, los ritmos Sabar, los cuernos afro-latinos y las voces españolas con un toque senegalés.

Con solo dos micrófonos y una grabadora Revox de cuatro pistas, Ibrahim Kassé, el fundador y propietario de Star Band de Le Miami, grabó todo su catálogo en su discoteca. Cada álbum contenía una melodía afro-cubana destacada, a menudo versiones de clásicos cubanos o composiciones originales que utilizan el sonido profundo y en capas que había evolucionado durante siglos desde el viaje de ida y vuelta a través del Atlántico. Aquí se seleccionan seis de las pistas afro-cubanas más psicodélicas de Star Band, una oda a su mejor hora.

Temas: Guajira Ven; Misterioso; Andado; Mariama; Danguele Fasso; Le Lolaye

Músicos: Bajo – Idi Kassé; Congas – Matar Gueye; Rabé Fall Guitarra – Cante Alfa Seyni, Nabe Baba; Piano – Ibra Kassé; Percusiones – Assane Thiam; Timbales – Abdou Fall; Vocal – Alla Seck, Papa Fall, Youssouf N’Dour